Ramón Casas: “La modernidad anhelada”

Inspiración

 

Del 8 de marzo al 11 de junio CaixaForum Madrid recogerá y expondrá las piezas de Ramón Casas o el que podría ser el mejor cronista de una época irrepetible. Y debido al 150 aniversario del pintor, la exposición muestra su paso y cambio por las diferentes corrientes artísticas de finales del Siglo XIX y principios del XX.

 

Ramón Casas i Carbó nace en Barcelona, el 4 de enero de 1866. Proveniente de una familia acomodada decide abandonar la escuela para estudiar arte junto al pintor Juan Vicens Cots.

 

 

Años más tarde, y debido a sus ambiciones y referentes, Casas decide viajar a París, como principal centro artístico, para continuar con su carrera. Esta ciudad, al igual que para otros muchos, se convertiría rápidamente en lo que supondría su mayor fuente de inspiración plasmando en esta la mayor parte de sus obras.

 

 

Es en 1880 y debido a su apertura y contagio de otros artistas donde fue evolucionando y cambiando de estilo. Apostando entonces por planteamientos más vanguardistas que reflejaban su anhelo de vivir, de pensar y de sentir. Anhelo que se vería reflejado y caracterizaría a la ciudad natal del pintor, Cataluña.

 

 

La principal “pulsión bohemia” vino cuando, en enero de 1897, Barcelona abrió las puertas de Els Quatre Gats, o lo que sería Le Chat Noir en París. Dicha cervecería se convirtió rápidamente en un sito de encuentro de los principales artistas de la ciudad. Fue entonces cuando el cartelismo se vio en auge y fuertemente practicado por gran parte de los artistas. Casas, entre muchos otros, fue el encargado de dar vida, crear obras y dar salida y voz a estas “pulsiones” que iban más allá de crear obras para ser colgadas en las paredes de los salones. Así surgen las propuestas de los autores de plasmar sus obras en las calles, en lugares públicos o en los museos.

 

 

 

No obstante, pese a su gran influencia y codeo internacional, Casas reflejó el arte popular de su ciudad natal con la presencia, en muchas de sus obras, de personas de la vida cotidiana. Vemos en esta corriente también la presencia de “la poética multitud” que vivían las ciudades donde se reflejaba la crónica social.

 

Como amante de las mujeres, el pintor plasmó la presencia de estas en la historia, pintándolas realizando actividades cotidianas, retratándolas y mostrando además la evolución de las mismas a lo largo del tiempo y en la “creciente y evolucionada sociedad”. Estas mujeres representan la búsqueda del ideal perfecto, pero también ese anhelo de lujuria y placer convirtiéndose estos en una de las partes más estimulantes del pintor.

 

 

 

Así, y junto con artistas como Toulouse-Lautrec, John Singer Sargent, Santiago Rusiñol, Julio Romero de Torres, Joaquín Sorolla, Joaquín Torres-Garcia o Pablo Picasso entre otros, CaixaForum muestra las influencias y visiones de toda una época donde lo bohemio, el modernismo y París, eran la cumbre de la inspiración, del deseo y de la creación.

 

Fuentes: prensa.lacasa.es (18/3/17) / Imágenes y texto: Javier H. Antolín


Javier Antolin

Javier Antolin

VERRE MAGAZINE: redacción, estilismo.
https://javierrantolin.wordpress.com/