Esta pistola no funciona con balas, se activa con tu dolor

Noticias

Si no eres multimillonario y no pasas las horas en una hamaca bajo el sol de las Maldivas, coco en mano, el día a día puede llegar a convertirse en un pozo de agonías bastante curioso. Sin lugar a dudas, en más de una ocasión nos hemos visto empujados por la necesidad imperativa de cargarnos al primero que se nos aparezca; y si no, que se lo pregunten a Yi Fei Chen.

Yi Fei Chen es la taiwanesa, creadora de la pistola cuyo mecanismo funciona a base de lágrimas. Habéis leído bien, la pistola funciona con llanto humano. Así pues, mientras cursaba sus estudios de diseño en la Design Academy Eindhoven, en Los Países Bajos, la diseñadora se vio sobrepasada por el cambio que supone adaptarse a un país extranjero y el estrés de mantener el frenético ritmo de estudios de su nueva escuela. En consecuencia, para su trabajo final de graduación, Chen decidió canalizar el mal trago que había estado pasando y convertirlo en algo más productivo.

El funcionamiento de su invención es sencillo, pero letal; las lágrimas son recolectadas en un pequeño contenedor de silicona, que posteriormente transporta el llanto hasta una bombona llena de nitrógeno líquido. Allí, las lágrimas son congeladas y ¡pum!, convertidas en pequeños proyectiles, listos para ser disparados.

No sabemos si Chen habrá utilizado su ingeniosa arma conceptual para disparar a algún que otro indeseado. Lo que sí os podemos confirmar, es que la diseñadora se graduó oficialmente con esta creación y la expuso en la exhibición final para graduados de su universidad.

 

-Texto: Rosa Abad / Imágenes: Dezeen-


Rosa Abad

Rosa Abad

VERRE MAGAZINE: redacción, estilismo.