Cinta Tort: “Quererse es un acto revolucionario”

Entrevistas

 

Cinta Tort, más conocida como Zinteta en la red, es una joven catalana que lucha a golpe de color, a través del arte, contra los problemas sociales. Hablamos con ella para conocer su visión y la historia que guardan sus revolucionarios proyectos.

 

• Cinta, en primer lugar me gustaría que nos hablaras sobre ti, que te definieras brevemente.

Me llamo Cinta Tort Cartró, nací un 8 de octubre de 1995 y vivo en Torrelles de Llobregat, el pueblo donde me crié, junto a Barcelona. El pasado mes de junio me gradué como maestra de Educación Primaria, especializándome en Educación Artística, por la Universidad de Barcelona –aunque el último curso lo realicé en la Universidad Autónoma de Madrid-.
Siempre he estado vinculada al mundo del arte desde una posición lúdica, nunca me he formado para ello, he ido creando mi propia identidad a través de la autoexploración creativa. Por primera vez, en septiembre, comenzaré a estudiar arte en la Escuela de Arte y Diseño La Massana de Barcelona, centrándome en la ilustración.
En cuanto a mí personalmente, me considero una persona sociable, alegre, creativa, inquieta y generosa. Creo en el apoyo mutuo y en la solidaridad para crecer y aprender, de lo que siempre tengo muchas ganas.

 

• A pesar de ser muy joven, a través de tus obras haces alusión a temas que inquietan a la sociedad, como el racismo o el papel de la mujer en el siglo XXI, de una manera muy potente y original. ¿Por qué crees que el arte es el mejor medio para luchar contra estos problemas?

¡Booom! El arte está unido a emociones y sentimientos, a la expresión; esto permite que llegue a mucha gente y que provoque en ellas impresiones, emociones y reflexión. Hace que el público -el receptor- pueda leer lo que hay detrás, todo el mensaje que lleva. Y por esto, creo que el arte permite acercar ciertas luchas al público.

El arte permite expresarnos y, en mi caso, hay toda una lucha interna que manifiesto a través de él: como son el feminismo y el antirracismo. Es por ello, que nos permite ser una herramienta de lucha contra todos estos problemas, ya que hay artistas que transmiten todas sus luchas internas en forma de expresión artística y ésta llega a un público que podrá leer y reflexionar sobre la obra. Me gusta la palabra de artivización: la fusión de arte y activismo.

 

 

• Durante el último año has presentado dos grandes proyectos: “Colours don’t matter” y “Mancho y no me doy asco”. Me gustaría que me contases, primero, sobre “Colours don’t matter”, tu colección de obras que tratan el tema del antirracismo. ¿Cómo te planteaste comenzar con este proyecto?

Este proyecto surgió hace un año y siete meses aproximadamente, en enero de 2016. Para mí, el proyecto de “Colours don’t matter” es uno de los más especiales que tengo, porque en él se refleja mucho mi esencia. Este proyecto nació tras una serie de episodios que se dieron en mi vida: el mes de enero de 2016 hubo varios eventos para cerrar el CIE de Barcelona y, tras mi asistencia al juicio popular por el cierre del CIE y mi interés por la plataforma de Stop Mare Mortum surgió en mí la necesidad de mostrar mis ideas acerca de la lucha antirracista. Por otro lado, participé en la convocatoria “Rostros de la Mediterránea” organizado por Stop Mare Mortum, donde ilustré el primer rostro del proyecto personal #ColoursDontMatter: un rostro de un niño de colores. Éste fue el primero que hice del proyecto, a partir de él, poco a poco voy pintando rostros de diferentes personas del mundo con el color, mi esencia.

 

 

• Para las pinturas que conforman “Colours don’t matter” has contado con gente que te ha servido como modelo y otros han surgido a partir de tu imaginación; ¿cómo conociste y seleccionaste a las personas que aparecen en las imágenes?

En la elaboración de estos rostros he utilizado fotografías de personas reales, personas cercanas a mí y también algún rostro ha surgido de mi imaginación; a veces me he inspirado en fotografías y otras he dejado fluir mi mente. Me fijo mucho en la mirada. Trabajo mucho en poder conseguir una mirada expresiva y que hable por sí sola, y de momento, estos rostros están llenos de mensaje en los ojos.

 

 

• “Mancho y no me doy asco” demuestra que la belleza femenina va más allá de los cánones implantados en la sociedad y normaliza el proceso por el que mes a mes nos vemos envueltas las mujeres. ¿Cuál es tu opinión sobre la “perfección” a la que la sociedad somete día a día a la figura de la mujer?

¿Qué es la perfección? Todos somos perfectos con nuestro cuerpo. No me gusta nada el concepto de perfección del que habla la sociedad, marcada por unos cánones irreales y que muestran muy poco la realidad corporal. Hay muchos tipos de cuerpos y éstos no se muestran. En nuestros cuerpos hay más o menos pelos, manchas, pecas, estrías, arrugas, pliegues, celulitis… y por tener más o menos no seremos más o menos perfectas. Cada una es perfecta tal y como es, natural, con todo lo que forma parte de ella, ¡y esto nos enriquece! Si no mostramos la realidad corporal y la diversidad conseguirán que odiemos nuestro cuerpo y que no seamos conscientes de que cada una de nosotras es diferente. Como siempre digo: “quererse es un acto revolucionario”.

 

 

• A través de tus últimos proyectos #Estrías y #Freethenipple das voz a dos partes que a las mujeres asusta enseñar. Por un lado das color a las estrías, una “imperfección” que desde bien pequeñas enseñan a las mujeres a combatir, ¿cómo surge la idea tras este trabajo?

Todo surgió gracias al proyecto de la menstruación. A continuación voy a explicarlo para que pueda entenderse.
El pasado mes de marzo hice una ilustración en la que dibujé un cuerpo de una mujer de espaldas con las estrías de colores, que pinté con mis acuarelas –algo que siempre utilizo y que, como comenté antes, me caracteriza mucho: el color-. Tras realizar esta ilustración, hice otras relacionadas con el feminismo y el antirracismo y también sobre el proyecto de la menstruación, que empecé en enero. Después, durante los meses de marzo y abril, avancé el proyecto de la menstruación pintando diferentes bragas; tras pintarlas pensé en trasladarlas al cuerpo y fotografiarlas, llevando el proyecto a la propia piel. Esto hizo que reflexionara sobre las obras que tenía, viendo si podía jugar con ellas en la piel, como un nuevo lienzo en el que experimentar.
Entonces uní las dos ideas: la ilustración de las estrías de colores con la piel como lienzo. Asique un día en mi apartamento decidí pintarme las estrías. Me pinte las estrías que tengo en la parte izquierda del abdomen, las típicas que se generan a los lados, ya que eran las únicas accesibles para pintarme a mí misma. De aquí nació la idea de las estrías. Tras compartirla en las redes, y ver la gran acogida que tuvo, empecé todos mis proyectos en los que pretendo mostrar la realidad corporal y luchar contra la presión estética.

 

 

• Por otro lado, mediante #Freethenipple adornas los pechos de tres mujeres. Aún hoy enseñar el pecho sigue siendo muy criticado e incluso vetado en ciertas redes sociales, ¿qué opinión te merece esta falta de libertad e incluso “castigo” para aquellas que deciden mostrarlo?

Mi aportación al movimiento #freethenipple la encuentro necesaria. Es una manera de acercarnos a reflexionar sobre esta censura y la sexualización del cuerpo de la mujer. ¿Por qué no podemos mostrarnos tal y como somos, naturales? ¿Por qué escondernos?

 

 

• Como se puede ver, la lucha contra la presión estética es uno de los temas que se encuentran más presentes en tus obras, ¿qué nos espera detrás de tu nuevo proyecto “Pliegues”?

“Pliegues” es un proyecto muy personal, muy emotivo. “Pliegues” pretende mostrar, una vez más, la realidad corporal y luchar contra la gordofóbia. No puedo contar mucho más sobre este proyecto, porqué está naciendo y poco a poco saldrá a la luz. ¡Estad atentos!

 

 

• Cinta, tú abiertamente te consideras feminista, un concepto que para muchas personas no parece tener un significado único. Para ti, ¿qué entraña este término?

Sí, me considero feminista, ¡claro! Hay una frase que me encanta y creo que resume muchas cosas de las que pasan por mi cabeza: “el feminismo es la idea radical de que las mujeres somos personas”. El feminismo ha sido muy importante para mí; ha significado un encuentro conmigo misma y con mis compañeras. El feminismo me ha ayudado a empoderarme, a conocerme, a saber defenderme ante situaciones complicadas, a quererme más, a saber afrontar nuevas situaciones y luchar contra todas aquellas actitudes y violencias que nos oprimen. Desde luego, me ha ayudado a crecer, pero sobretodo, a crecer junto a compañeras que me han enseñado muchas cosas en este largo viaje que llamamos vida. Sin el feminismo Cinta no sería quien es.

 

Imparable y con mucho que decir, Cinta no se detiene ni un minuto. Si queréis conocer los eventos en los que participa y sumergiros en su obra, no dejéis de seguirla en sus cuentas de Facebook e Instagram, ¡aún queda mucho por ver!

 

-Entrevista: Andrea Buenaga/ Imágenes: Facebook Zinteta, Pinterest Cinta Tort Cartró-

 


Verre Magazine

Verre Magazine

Publicación digital de arte, moda, tendencias y fotografía. Para lectores inconformistas, que buscan inspiración en cada contenido.