Burbujas y un amor de verano, según J.W.Anderson

ignorant.

 

A Lana del Rey le saben los bajos a Pepsi-Cola. Y no será porque un servidor los haya catado. La cantante –que, por cierto, vendrá a España el próximo abril de 2018– lanzaba semejante afirmación nada más abrir la boca en la canción ‘Cola’, parte de ‘Born to Die – The Paradise Edition’. Y, si nos guiamos por su viralidad, parece que la amiga se quedó con los labios burbujeantes, bebiendo refrescos para siempre en su paraíso del éxito. Pero el verano no dura eternamente y hay que saber decir adiós al bikini dorado, al brillante bronceado, al amor de verano. Como si de una metáfora se tratase, su estrellato fue “nacido para morir”, flor de un día, boom, bang, ciao! Atrás quedó su momentazo, una popularidad apabullante que marcó una brevísima pero intensa época. La plebe, carne de decibelios y neón, ahora la recuerda sólo por un remix del ‘Summertime Sadness’. Qué paradoja. Triste, como la nostalgia de ese apuesto varón al que amaste en verano. Ella misma lo decía: “you and I, we were born to die”. No sé qué habrá sido de aquel you, quizá se haya pasado al 7 Up; pero en lo que respecta al I, es decir, a la mismísima Lana, parecía más que olvidada. Y de repente, dulce y desafiante, nos vuelve a acariciar los oídos, susurrándonos un “It doesn’t matter because it’s enough to be young and in love”.

 

Más allá de estar en boca de todos, quizá Lana del Rey haya encontrado su sitio y prefiera fulminar intrusos desde su balcón antes que reventar listas de éxitos mundiales. Motivo que justificaría perfectamente su preferencia por la Pepsi-Cola; por lo vetusto del producto, quiero decir. Coca -Cola, por su parte, gana en popularidad y presencia en las mentes del consumidor –¡hay gente que hasta cocina pollo en salsa!–. Y las marcas de fast fashion se han apresurado a capturar el hype ofreciendo a sus ansiados millenials camisetas de promoción. Sí, de promoción. Porque a mí esas me las han regalado toda la vida en el bar del pueblo con una pelota hinchable o en la cola del cine, junto con una cantimplora. Pero no sólo los motores de lo mainstream como Zara, Pull&Bear o Bershka han tirado de camiseta del verano. El streetwear es carne de refresco, como evidencian las colaboraciones de Coca-Cola con Converse, Opening Ceremony o Herschel Supply, bien documentadas por Hypebeast; medio digital que hasta habla sobre los tres volúmenes, editados por la celebrada Assouline, dedicados a la relación del refresco con el cine, la música y el deporte. Asimismo, marcas aplaudidas en el sector del diseño y del lujo también cayeron, caen y caerán en sus redes. La página oficial británica de Coca-Cola da fe de las interpretaciones ideadas por Ashish o Sophia Webster. Incluso Marc Jacobs jugó sutilmente con los grafismos del logo –además de engalanar la versión ‘Diet’ allá por 2013–. Mucho verano. Mucha terraza. Calor, sudor, ¿bailando reguetón? Bueno, suene la música que suene, Coca-Cola en mano. Ahora es el turno de J.W.Anderson.

 

Su colección msculina de Primavera/Verano 2018 hizo uso de la iconografía del refresco más famoso de todos los tiempos para decorar pantalones, camisetas, bolsos y otros apliques. Llámenme ignorante –al fin y al cabo, ya lo reza el título de esta sección–, pero aquello me pareció un evidente ejercicio de merchandising y búsqueda de prendas gancho. Muchos plebeyos analizaremos cada una de las salidas del desfile y, sin duda, soñaremos con ir vestidos de esta o aquella guisa en la próxima escapada veraniega prevista en nuestra agenda. No lo negaré, algunas de las prendas tienen el potencial para convertirse en básicos de la marca. ¿Pero no estaba ya para eso la colaboración con Uniqlo? Jonathan Anderson –que parece gozar de una amistad con Coca-Cola muy similar a la de Marc Jacobs– siempre ha demostrado ser retador, un verdadero transgresor. Y, hablando de imagen masculina, su excelencia no ha conocido límites. Según palabras del diseñador a Sarah Mower, de Vogue Runway: “Creo que esta ha sido la primera temporada en la que me he probado todo. Ha sido como volver a mí mismo”. La periodista debate su opinión entre extremos, según asegura en el review de la colección, presentada en Florencia bajo el amparo de Pitti Immagine. Y no sólo ella duda, sino que, por lo visto, fue tema de discusión hasta altas horas de la madrugada entre los entendidos del sector. No es de extrañar que las mismas cuestiones pululen por las mentes de muchos. ¿Ha tocado techo la marca J.W.Anderson como motor del cambio para comenzar su estrategia comercial en brazos del capitalismo devorador? “La facilidad de lo corriente, juzgada por el modo en que casi todos los asistentes a los desfiles [de Pitti] vestían, es una tendencia avant-garde a la espera de que alguien venerado como Anderson la declare correcta”, remata Sarah Mower en su crítica. Y, añado yo, ignorante pero atrevido: no sólo la declare correcta sino también cool. Pensé que los penes colgantes y otros caramelitos para no-pudientes tendrían cuerda y tirón autónomo para tiempo… pero me equivoqué. La marca está cambiando, quizá como símbolo del momento.

 

Enfriando la mente y poniendo pies en polvorosa, llego a la conclusión de que a lo mejor a Jonathan le ha pasado lo mismo que a Lana, que estar en la cresta de la ola tanto tiempo es agotador. Mejor observar a los surfistas –cachondos– desde la arena, con una buena Coca-Cola en mano. O quizá se haya enamorado y ya no quiera ser la rara del campamento. Mejor optar por una camiseta, chinos y flip-flops. Que de encajes, volantes y coronas de Geomag dicen que te quedas para vestir santos. ¿Beberán Coca-Cola en el Vaticano?

 

 

 

-Texto: ignorant/ Ilustración: Alvar Alcalde


ignorant.

ignorant.

Comentarista deslenguado, observador del fashion system como entorno convulso, perplejo y excitante. Palabras plebeyas que anhelan verdad en una jaula de grillos. Grillos en tacones, ruidosos, ignorantes, divinos.